Hagamos una estrella de la muerte

Al igual que la semana pasada analizamos la ciencia que hay detrás de la serie con más seguidores del momento, Juegos de Tronos; esta semana vamos a tratar de desvelar unos de los misterios de una de las sagas más míticas del cine de ciencia ficción, Star Wars: ¿Es posible construir la estrella de la muerte?

Imagen de la segunda estrella de la muerte (Lucasfilm)

Imagen de la segunda estrella de la muerte (Lucasfilm)

Para el que no sea aficionado a estas películas, la estrella de la muerte es una nave de batalla del tamaño de una luna con una misteriosa e inexplicable fuente de energía en su núcleo que dispara una especie de rayo láser capaz de destruir un planeta del tamaño de la tierra. Concretamente en el episodio iV, la estrella de la muerte se usa para destruir Alderaan, hogar de la princesa Leia.

En primer lugar vamos a calcular la energía necesaria para destruir un planeta como Alderaan. Esta primera cuestión es sencilla de resolver si hacemos algunas simplificaciones suponiendo que se trata de un planeta esférico y completamente sólido de radio y masa similar a la Tierra. Para destruir este planeta, el rayo láser debería tener una energía mayor a su energía gravitacional. David Boulderstone de la Universidad de Leicester estimó en 2011 que se requería 2,25×1032 Julios. Para que nos pongamos en contexto, esto sería equivalente a la energía que recibe la Tierra del Sol en una semana, aunque tendría que concentrarla en tiempo y espacio.

La segunda pregunta sería: ¿es posible generar esta cantidad de energía? Una posible respuesta fue dada por el colaborador de la NASA Ethan Siegel en la revista Medium en 2014. En primer lugar desecha la idea de emplear una fusión nuclear similar a la que utiliza  el Sol, ya que este astro consume una 4300 millones toneladas de hidrógeno por segundo. Además, Siegel señala que tras emitir ese láser superenergético la nave sufriría una aceleración de 280800 km/h en sentido contrario al disparo, algo que evidentemente no ocurre en la película. No obstante, existe otra posibilidad: asumiendo que Alderaan está hecho de materia, lo que dispara la estrella de la muerte es antimateria y, en consecuencia, sólo debe emitir la mitad de energía- ya que la otra mitad lo aporta el planeta objetivo. En este caso, se calcula que la estrella de la muerte necesitaría sólo 1,24 billones de toneladas de antimateria y, no nos asustemos con la grandeza del número ya que muchos asteroides de nuestra galaxia poseen esa cantidad de antimateria. Lo que tendríamos que pensar ahora es como almacenar y transportar de manera segura esa cantidad de antimateria.

Ahora que los físicos han resuelto el problema “energético” preguntemos a los ingenieros y economistas sobre este asunto. Como bien apuntan desde el blog Centives la estrella de la muerte debería ser de acero con una densidad similar a los barcos de guerra moderna. Considerando que la nave tendría un diámetro de 140 kilómetros podemos estimar que se requieren unos 1,08×1015 toneladas de acero, lo que equivale a toda la producción mundial de acero de 833315 años. Además, al precio del acero en 2012, el coste total de esta nave sería 8,52×1017 dolares.

El argumento económico fue decisivo para que la administración Obama rechazará en 2013 una petición de 35000 personas para crear una estrella de la muerte. Pero no os desaniméis, siempre puedes comprar en amazon alguna réplica:

Anuncios

2 comentarios en “Hagamos una estrella de la muerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s