Blas Cabrera, padre de la física moderna española

Blas Cabrera

Blas Cabrera

Blas Cabrera nace en Arrecife (Lanzarote) el 20 de Mayo de 1878, hijo de notario es el mayor de 8 hermanos. En 1894 se traslada a Madrid con la intención de estudiar Derecho, sin embargo, el contacto con Ramón y Cajal, a cuyas tertulias cultural-científicas asistía, le hizo cambiar la orientación de los estudios, abandonando el de las leyes jurídico-sociales por el de las naturales.

En 1901 se convierte en Doctor en Ciencias Físicas por la Universidad Central de Madrid con la siguiente tesis: “Sobre la Variación Diurna de la Componente Horizontal del Viento”. Socio-fundador en 1903 de la Sociedad Española de Física y Química y de los Anales de dicha Sociedad. En 1905 asciende a catedrático de Electricidad en la Universidad Central de Madrid, siendo en 1910 miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

En 1912 viaja a Zurich, pensionado por la Junta de Ampliación de Estudios con objeto de aprender del considerado como gran sabio del Magnetismo de aquella época, Pierre Weiss. Este encuentro daría lugar a importantes resultados experimentales y a una floreciente amistad entre Cabrera y Weiss.

La gran labor experimental que desarrolla Cabrera desde 1900 a 1912, resulta tan meritoria que tuvo como consecuencia la creación en dicho año del Laboratorio de Investigaciones Físicas (el laboratorio se encontraba en el actual edificio del Museo de Ciencias Naturales y la Escuela de Industriales de Madrid) con el apoyo de la Junta de Ampliación de Estudios. La actividad de Cabrera al frente de este Centro da lugar a una labor de equipo que puso el nombre de España a la altura de los demás países en cuanto a progreso científico. En definitiva, Cabrera fue responsable de un grupo de físicos y químicos tales como Enrique Moles, Arturo Duperier, Julio Palacios, Miguel Catalán, Salvador Velayos y un largo etcétera, cuyo trabajo se estructuró en cuatro secciones bien definidas: Metrología, Electricidad, Espectrometría y Espectrografía, y Química Física. Alentó a que se hicieran trabajos en equipo entre físicos y químicos, progresando vigorosamente en sus estudios sobre la Magnetoquímica; y como resultado de tales trabajos fue la subvención por parte de la Fundación Rockefeller para construir y montar un Instituto Nacional de Física y Química, con Cabrera al frente en el año 1932.

Todos estos investigadores trabajando en equipo, obtuvieron unos resultados que despertaron un enorme interés a nivel científico mundial. Debido a esto y a otros muchos éxitos a lo largo de su carrera donde resalta su enorme esfuerzo constante y capacidad investigadora, a Cabrera se le considera el padre de la física moderna en España,  habiendo sido el Maestro de varias generaciones de científicos en nuestro país, iniciándolos por la senda de la investigación científica.

El nombramiento sin duda más trascendental de toda su carrera es la de “Miembro del Comité Científico de las Conferencias Solvay de Física”, en Bélgica, en el año 1930. Dicho comité estaba compuesto por nueve personalidades entre las más destacadas del mundo entero en el campo de la Física. Desde luego es un orgullo ver un nombre español formando parte del grupo de los mejores físicos que jamás haya habido, entre los cuales había 12 Premios Nobel de un grupo de 26 científicos.

En 1930 se produce la VI conferencia Solvay dedicada al magnetismo. Entra Langevin como Presidente y el Comité Científico decide nombrar a N. Bohr y a Blas Cabrera miembros del mismo en sustitución de E. van Aubel y W.H. Bragg. La candidatura de Cabrera es propuesta por A. Einstein y M. Curie. Los miembros eran: N. Bohr (Copenhagen), Cabrera (Madrid), Th. de Donder (Bruselas), Einstein (Berlín), M. Curie (París), Ch. E. Guye (Ginebra), Knudsen (Copenhagen, y Secretario del Comité) y O.W. Richardson (Londres). También participaban como invitados los siguientes científicos: Cotton, Darwin, Debye, Fermi, Pauli, Sommerfeld, Van Vleck y Piccard, entre otras destacadas figuras en la Ciencia de aquella época. Cabrera contribuyó con un detallado análisis de los resultados experimentales concernientes a los momentos magnéticos de los átomos de las distintas series de transición.

Cabrera se mantiene en el Comité durante la preparación de la VII Conferencia que tiene lugar en 1933 para estudiar la “Estructura y propiedades de los núcleos atómicos”. Participa también en la organización de la VIII Conferencia bajo el tema “Partículas elementales y sus interacciones” que debía celebrarse en 1939, pero que es suspendida a causa de la Segunda Guerra Mundial.

El exilio.

Le sorprende en Santander, durante su rectorado en la Universidad Internacional de Verano, el inicio de la guerra civil y decide en 1937 abandonar España trasladándose a Paris donde trabaja en el Comité Internacional de Pesas y Medidas y comienza con la científica Cotton un Laboratorio de Investigaciones Magnéticas hasta su exilio definitivo en México en 1941. Allí le abre sus puertas la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México acogiéndole como Profesor de Física Atómica y de Historia de la Física. Colabora con un grupo de jóvenes científicos mexicanos encabezados por el Profesor Vallarta, mundialmente famoso por sus trabajos sobre Radiación Cósmica. En 1944 sucede a Ignacio Bolívar, a la muerte de éste, en la dirección de la revista Ciencia, editada por los científicos españoles del exilio.

A causa de la enfermedad de Parkinson le sobreviene la muerte el 1 de agosto de 1945.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s