Del cielo azul a echarse crema a la sombra.

¿Quién no ha mirado nunca al cielo y se ha preguntado por qué es azul? ¿Por qué se torna rojo al atardecer? Qué hace que me pierda entre sus nubes… si las hay, por supuesto. Y después, ¿quién nunca se ha preguntado si se necesita echarse crema a la sombra? Bueno, quizás no sea tan obvia esta relación, así que vamos a buscar esta correlación. Sigue leyendo